El retrovisor: Joust

Cuanto amor en un cartucho tan pequeño

Era el final de los 80´s. Los niños flipábamos en colores con Karate Kid y los hippies galácticos de Superman 2; En la televisión, Hulk Hogan se partía los morros contra el último guerrero, y nadie nos avisaba de que eran actores; el portador de la armadura del Cisne sangraba durante varios capítulos de los caballeros del Zodiaco mientras nuestra madre pasaba la aspiradora, fruncía el ceño y le preguntaba a nuestro padre si esos dibujitos que veían los niños no eran demasiado violentos, Él solo emitía un gruñido por respuesta, desde detrás de las paginas de su Eurosport, Winston en boca, rodeado de una espesa nube de humo que poco a poco se iba adueñando de la habitación.

Parecía un poco como si las reglas de la sociedad moderna aún no estuviesen escritas del todo.

El Sábado era el dia feliz para mi y Roberto, mi hermano pequeño. Tras el obligatorio baño del cual intentábamos escaquearnos sin éxito, veiamos la WWE (lo llamábamos el Pressing Catch), Humor Amarillo, y después nos dejaban jugar con nuestra primera y recién estrenada consola, una ATARI 2600. Teníamos un cartucho que incluía la friolera cantidad de 32 juegos, pero nosotros queríamos jugar al otro, al de los pajaritos. Era con ese con el que sentíamos la prometida adrenalina en nuestras jóvenes venas.

Joust es un juego muy simple en su concepción, pero muy adictivo. En él, controlas un caballero, lanza en ristre, montado a lomos de un avestruz, y debes acabar con los caballeros enemigos de cada fase a base de caer sobre ellos mientras vuelas. Las mecánicas son muy simples: empujando la palanca de control hacia un lado o hacia el otro nuestra avestruz camina en ese sentido si está en tierra, o gana o pierde velocidad de vuelo en ese sentido en función de hacia donde estemos mirando si estamos en pleno vuelo. Además con el botón del joystick (solo tenía uno) nuestra avestruz aletea, elevándose un poco, en una mecánica similar al control de Balloon Flight.

Cuando nos cruzamos con otra avestruz (ya sea enemiga o de un segundo jugador) el jugador cuya avestruz esté más alta gana el duelo, y del enemigo caído sale un huevo. Debemos capturar ese huevo antes de un tiempo limitado, o de él sale otro jinete con avestruz más difícil. Si los dos están a la misma altura más o menos, ambos salen rebotados en direcciones opuestas. Una vez que acabamos con todos los enemigos y recogemos los huevos, pasamos a la siguiente fase.

Para aderezar las cosas, los niveles se van volviendo cada vez más complicados, con plataformas mucho más pequeñas, o pasillos estrechos por los que hay que andar muy fino con la maniobra, pinchos, lava, más cantidad de jinetes enemigos e incluso un pterodáctilo que suele aparecer cuando tardas mucho en terminar la pantalla. (Recuerdo que no sabíamos que era un pterodáctilo, nosotros simplemente le llamábamos “la pinza”, Oh Atari 2600, tu si que sabias estimular la imaginación de los niños) Este enemigo vuela en línea recta, abriendo y cerrando su boca, y es invencible a menos que le aciertes con la lanza en la boca abierta en medio del vuelo. Una tarea harto difícil.

Esa cosa en forma de pinza roja, años después descubrí que era; en realidad, un pterodáctilo

 

Una de las mejores features que incluye el juego, es un modo cooperativo para dos jugadores, que pueden ayudarse mutuamente para derrotar a los jinetes enemigos, pero también pueden atacarse mutuamente, puesto que las mismas reglas de combate se aplican también entre jugadores, solo que cuando te cae un avestruz encima, directamente pierdes una vida. Esta peculiaridad dota a JOUST de un pequeño componente táctico muy peculiar, y que era muy difícil de ver en juegos contemporáneos, en los que habitualmente los modos multijugador o bien eran por turnos, o bien los personajes jugadores no intearctuaban para nada entre sí habitualmente.

No se si el juego tenía algún final, sinceramente, eramos hermanos y aunque siempre empezábamos la partida con buen animo y mejores intenciones, al final no podíamos por menos que pelearnos e intentar fastidiar al otro. A veces las disputas atravesaban la cuarta pared, invadian el plano físico y acababamos pegandonos de verdad, con mi madre separandonos a la voz de -“¡no le des en la cabeza, que está estudiando!”.

En la televisión, unas muchachas ligeras de ropa se meneaban y acariciaban sensualmente al ritmo de “Mama, Chicho me toca, me toca cada vez más…” A nadie parecía importarle ni ninguna asociación iba a demandar a TeleCinco por ello.

Eran los salvajes 80´s.

 






Escrito por: ikky

4 comentarios en “El retrovisor: Joust

  1. pamaemi March 18, 2016 22:18:44 reply
    Muy bueno ikky todo lo que cuentas, y como lo cuentas, lleno de referencias del pasado.
  2. difk March 18, 2016 23:13:48 reply
    Que recuerdos me trae los juegos de la Atari 2600.
  3. ikky March 19, 2016 09:18:21 reply
    Muchas veces he fantaseado con hacer un remake de este título, con algunas variaciones creo que sería perfecto para llevarlo al plano de los E-sports.



    Si hay algún coder interesado en la idea, que me escriba y lo hablamos, yo hago los graficos

Deja un comentario

GENGAMER

GenGamer es una comunidad dedicada al mundo gamer.

La comunidad se centra en videojuegos para PC y consolas. Foros, noticias, streaming y gameplays. Además de tecnología, wareables e internet.

También tenemos secciones de e-Sport, competiciones, sorteos y sección de Compra y Venta.

¡Disfruta de la comunidad gamer más grande!